Av. Medrano 1335, Capital Federal (1179), Buenos Aires, Argentina
Teléfono: (5411) 4827-1070
Mail: info@condorhuasi.org.ar - info@condorhuasi.com
Web: www.condorhuasi.org.ar - www.condorhuasi.com

  Página principal
  Libros
  Boletín Informativo   Condorhuasi
  Bienales
  Biografía de Jorge   Fernández Chiti
  Cursos
  Tecnicatura en Cerámica
  Museo de Cerámica    Indígena Argentina
  Investigación
  Filtro para agua
  Fibra cerámica
  Ley de Patrimonio   Arqueológico N° 25.743 (comentario de Jorge Fernández Chiti)
  Pueblos originarios,    indios, indígenas o   aborígenes (informe)
  Estructura social y   cerámica arqueológica   Argentina

HAGO CLARO
LO OSCURO
CONDORHUASI

 

  Fibras Cerámica

 

FIBRAS CERÁMICAS
Texto tomado del libro "Tóxicos cerámicos", por Jorge Fernández Chiti.

Descargar versión para imprimir

FIBRAS    CERÁMICAS
COMPOSICIÓN  Y  USOS


Las llamadas “fibras cerámicas” se fabrican con materias primas conocidas: 
caolín, alúmina, cuarzo, más pequeños porcentajes de óxido de circonio y 
otros, incluidos para mejorar su resistencia, elasticidad y propiedades. 
Dichas materias primas son fundidas a temperaturas muy elevadas (entre 
1500 y 1800° C), de acuerdo con su porcentaje de alúmina presente en ellas. 
Dicho porcentaje determina su refractariedad, y oscila entre un 37 y un 53 de 
alúmina. Las hay para uso en bajas, medias y altas temperaturas. Una vez 
fundidas, son extruidas por una boquilla especial de diámetro finísimo y, al 
ser enfriadas súbitamente, adquieren sus propiedades (al igual que las fritas 
resultan en hilos finísimos y flexibles). Después son compactadas con 
adhesivos en forma de paneles, lana, copos, manta, etc.  

Desde un punto de vista químico, son silicatos de alúmina anhidros, con 
inclusiones menores de varios óxidos que cada tanto se publicitan como
 “novedad” y solución a los problemas anteriores. Continuamente se está
buscando mejorarlas, prueba de que algo anda mal con ellas… Sin embargo, 
ya han pasado varias décadas y no se ha conseguido eliminar sus riesgos, 
que son gravísimos para la salud del ceramista, alumnos de escuelas (eterna
 carne de cañón), operarios de fábricas de cerámica, público presente en 
cocciones.

En la actualidad, ante la tan perorada “desregulación industrial”, que 
consiste en que el Estado renuncie a su responsabilidad de control sanitario,
 se ha llegado al desenlace que era previsible: se fabrican estufas o 
calefactores domésticos catalíticos, cuyo elemento térmico se halla 
compuesto o revestido por un trozo de fibra cerámica, la que contamina el 
aire de personas durmiendo  (en invierno), en ambientes pequeños o 
cerrados, a veces niños, mucho más susceptibles ante un ataque de las vías 
respiratorias.  Incluso en pizzerías han aparecido hornos hechos con estas 
fibras, las que pasan al ambiente donde se trabaja y se come, e inclusive se
 adhieren al mismo alimento.

Como material refractario, pese a más de dos décadas de intentos 
comerciales para imponerlas, estas fibras han fracasado para usos 
realmente serios, que requieran calidad y duración. No ha podido ser 
superado el defecto esencial que presentan consistente en su cristalización 
progresiva: con lo que se van deformando y retorciendo a cada cocción 
unas décimas de milímetro en forma implacable. Al cristalizarse, las fibrillas 
se separan entre sí, con lo que pierden aislamiento térmico (es por ello que 
los hornos de fibra con el tiempo casi no pueden tocarse exteriormente 
cuando se hallan calientes, mientras que al ser nuevos apenas están tibios).

Los pisos de estos hornos (así como las techumbres) son irrisorios. No 
es posible después de un tiempo de uso el mantener la horizontalidad 
necesaria para una carga correcta de piezas, puesto que se van retorciendo 
más  y más a cada hornada (por ello ahora todos los hornos de fibra llevan 
piso de ladrillos). Los ángulos o esquinas de estos hornos igualmente van 
perdiendo su angularidad y con el tiempo se redondean, pues las fibras 
trabajan al calor. Las resistencias eléctricas no pueden sostenerse. Las 
puertas se tuercen y no cierran herméticamente. En fin: como material 
refractario aislante son un desastre para hornos cerámicos.

La atmósfera reinante en el interior de los hornos de fibra cerámica es 
anómala e impredecible (si son eléctricos). Existe en ellos una reacción 
químico-física que hace que la fibra adsorba  humedad proveniente de las 
piezas en cocción, la retenga y la transmita a la carcasa metálica, con lo que 
éstas se oxidan al calor y no duran. Un viejo ceramista profesional, que 
instaló en su fábrica varios de estos hornos, nos dijo: “Nunca pude sacar un 
buen esmalte mate en hornos de fibra…” “El techo del horno de fibra 
siempre trabaja mojado…” “Una hornada sale aceptable pero la otra se 
arruina…” La temperatura dentro de un horno de fibra cerámica no resulta 
uniforme, al existir poca absorción calórica por las paredes del horno (calor 
uniformizante o reflejo).

La ventaja que sirve como muletilla para los comerciantes, fabricantes 
de hornos y escuelas de cerámica que se dedican a publicitar estas fibras 
cancerígenas, es que los hornos de fibra pesan menos; lo cual es cierto, 
pero ¡a qué precio..! Otra ventaja publicitada es que consumen menos, lo 
que es falso. Simplemente estos hornos se prestan para cocciones-cohete, y 
es por ello que consumen menos electricidad, pero semejante rapidez 
arruina las piezas, hace explotar las pastas crudas y arruina los esmaltes 
mates que aquel fabricante decía no poder conseguir… Pastas y esmaltes 
son silicatos perezosos para  vitrificar o fundir. Mejor calidad cerámica se 
consigue a través de procesos  térmicos lentos. Es cierto que la fibra 
cerámica absorbe mucho menos calor que los ladrillos refractarios; pero esa 
es precisamente la virtud de los ladrillos tradicionales, y la falla de las fibras.

El horno milenario, construido con material caolínico aluminoso, 
cuando tiene revestimiento interior poroso va absorbiendo calor al comenzar 
la cocción (primero se calientan las paredes del horno y más tarde las 
piezas). Ello encierra una clave mágica y mística: al calentarse de a poco las 
piezas, éstas no explotan por calentamiento rápido, lo que sí sucede con el 
horno de fibra. Existe otro maravilloso efecto en el horno tradicional. Una 
vez que las paredes se han calentado por sobre el punto rojo (sobre los 650° 
C), comienzan a ceder sobre las piezas el calor acumulado lográndose de 
este modo un “efecto espejo” en el interior del horno, lo que uniformiza la 
temperatura reinante y hace que las piezas salgan parejas (en vez de 
desiguales, o ampolladas unas, arrugadas otras, y verrugosas la mayoría, 
como sucede con los hornos de fibra).

El horno cerámico es un aparato mágico. Elaborado hace miles de años 
por ceramistas “iniciados”, no por aventureros materialistas postmodernos, 
todo él consiste en un sistema imposible de ser superado. Durante el 
calentamiento, las paredes y placas del horno absorben casi todo el calor; el 
que después es cedido poco a poco a las piezas por sobre los 650° C (calor 
irradiante y uniformizador). Durante el enfriamiento del horno, las paredes 
otra vez retienen calor, con lo que las piezas no se enfrían demasiado rápido, 
evitándose de ese modo las conocidas rajaduras y grietas en las pastas ya 
horneadas, y las cuarteaduras en los esmaltes típicas de los hornos de fibra. 
Es por ello que, ante tales horrores técnicos, en nuestro medio los hornos de 
fibra son usados o por ceramistas desprevenidos, a quienes se los engañó 
con uno de dichos hornos, o por escuelas de bajo nivel técnico, donde se 
malforma a los jóvenes inculcándoles el facilismo, el exitismo rápido, el 
exhibicionismo narcisista.

Estas fibrillas, en realidad, nacieron en la época de la cohetería 
espacial. Cuando se necesitó, por la década de 1960, de materiales de alta 
refractariedad, que permitieran el reingreso a la atmósfera de los primeros 
“sputniks”, se construyeron ojivas primero de carburo de silicio, después de 
nitruro de boro, de circonio, de titanio, de silicio, de escandio, hafnio… cada 
vez más refractarios y menos oxidables. Pero para el interior de la cápsula 
espacial, donde se alojaban los astronautas, no era tolerable el calor 
generado por las turbinas ni por la fricción con la atmósfera al regresar la 
nave a la Tierra. Se elaboró así un nuevo material, que no fuera el amianto, 
cuya  peligrosidad ya era reconocida y no se podía emplear. Surgieron así 
las fibras cerámicas, con las que se recubría el piso y las paredes del 
habitáculo. Pero (dato esencial) dichas fibras se hallaban (y se hallan hoy) 
encapsuladas, es decir, ubicadas entre paredes de plásticos reforzados y 
refractarios, que impiden su contacto con el aire respirable por los 
astronautas. Ha sido el uso industrial indiscriminado (y bastante criminal) el 
que las liberó de su encapsulamiento dentro de dos paredes refractarias, y 
las colocó dentro de los hornos cerámicos, de los cuales, por diferencia de 
presión y dada su baja  densidad, se liberan al aire y pueden así contaminar 
los pulmones de artesanos, alumnos de escuelas o bien de operarios, de 
manera bastante desaprensiva y criminal.

Si estas fibras, al hallarse adheridas a la pared de un horno, resultan 
potencialmente cancerígenas, ya podremos imaginar qué sucedería cuando 
se las manipula al construir o armar hornos cerámicos. Hemos sabido de 
vendedores de fibras y fabricantes de hornos que las agitaban como si se 
tratase de una sábana. Quien las introdujo en esta ciudad ha muerto de 
cáncer renal, al igual que quien las introdujo en Montevideo (ambos 
fabricantes de hornos).

TOXICIDAD

Por lo menos desde 1980 se vienen estudiando estas fibras desde el 
punto de vista toxicológico. Y por algo será que son tan estudiadas. En 
nuestro folleto titulado “Últimas investigaciones sobre las fibras cerámicas” 
(1993), distribuido en forma gratuita por la Fundación Condorhuasi y 
publicado del mismo modo por la Universidad de Chile, hemos resumido los 
estudios más significativos realizados por Universidades de decenas de 
países. Estudiosos de nivel internacional no pueden estar equivocados… ni 
cuatro pilletes de Argentina, o Brasil, o algún patán de Sopelana (España) 
que insulta por correo, pueden estar en lo cierto, ya que el interés de estos 
últimos no es precisamente la verdad científica sino el bolsillo crudo y 
siniestro, que con estas fibras van llenando al aprovecharse de la ignorancia 
de gente ingenua, que se acercaron a la cerámica con amor y son usados 
para venderles hornos o fibras cancerígenas a escondidas, sin aviso previo 
al menos, como sería lo honesto.

En Universidades de Japón se ha llegado a conclusiones irrebatibles en 
cuanto a la actividad potencialmente cancerígena de estas fibrillas, al ser 
inhaladas y alojarse en los alvéolos pulmonares. Dichos alvéolos en realidad 
son los sacos terminales de los conductos respiratorios más pequeños del 
pulmón, en donde se realiza el intercambio de oxígeno (que pasa a la sangre) 
y se elimina anhídrido carbónico (que sale al aire). A cada inhalación-
expiración se ponen en funcionamiento millones de estos alvéolos. Todos 
constan de vasos sanguíneos adheridos a su pared, la que es atravesada por 
ósmosis por los mencionados gases: receptamos oxígeno que es llevado 
por los glóbulos rojos a todo el cuerpo, y eliminamos anhídrido carbónico 
que sale al aire cuando exhalamos. Dicho anhídrido carbónico es el desecho 
resultante de la combustión del oxígeno a nivel celular, pues nuestro cuerpo 
en realidad es un horno que mantiene su temperatura  quemando oxígeno 
(igual que el horno a leña). Toda  oxidación es una combustión que genera 
calor.

El mecanismo de la intoxicación por vía pulmonar es similar al del 
amianto o asbesto. Las dimensiones de ambas fibras son asombrosamente 
similares, al igual que su forma. Al ser alargadas y delgadísimas, ambas 
fibras, cuando han penetrado en los conductos respiratorios y han logrado 
alcanzar los bronquiolos y alvéolos, difícilmente podrán ser eliminadas.

Tanto el tamaño de las fibras como su composición química conspiran 
sinérgicamente para acentuar la citotoxicidad. Las fibras cerámicas tienen 
un diámetro que oscila entre uno y tres micrones, justamente el tamaño más 
peligroso ya que no puede ser expelido al exterior del pulmón ni retenido por 
las vibrisas nasales. Partículas menores de un micrón, que hayan penetrado 
en los conductos respiratorios, pueden ser expelidas con la tos y otros 
mecanismos de defensa. Y las mayores de diez micrones, son retenidas  por 
las vibrisas y por la mucosa, lo que hace imposible su acceso hasta los 
alvéolos pulmonares, que son los sacos terminales. Pero las partículas entre 
los tres y cinco micrones difícilmente podrán ser expelidas, ni retenidas por 
la mucosa para su eliminación al exterior. Para colmo de males, la forma tan 
insidiosa que tienen estas fibras cerámicas  (iguales en su forma a las del 
asbesto o amianto), en extremo largas con relación a su diámetro, hace que 
floten en el aire y no se depositen como sí lo hace el polvo atmosférico. 
Cualquier horno en funcionamiento, si es de fibra, no bien se calienta, por 
diferencia de presión liberará hacia el exterior miles de estas fibras que son 
carentes de peso específico. Flotarán indefinidamente en torno al horno y en 
la sala de trabajo donde se lo ubique, pasando inevitablemente a los 
pulmones de quienes circulen en sus inmediaciones. Si el horno funciona a 
gas, la cantidad de fibras expelidas al exterior será muchísimo mayor, 
debido a la gran fuerza de convección calórica (aire caliente en circulación 
forzada por la presión del gas). Hornos muy usados, o viejos, son mucho 
más peligrosos que los nuevos, puesto que sus fibras se han separado al 
cristalizar, con lo que se hallan mucho más sueltas  y voladizas.

Una vez alojadas en el fondo de los conductos respiratorios y en los 
bronquiolos, se desencadenará un largo proceso de reacción del organismo, 
el que intentará fagocitar estos cuerpos extraños, llevándolos hasta los 
ganglios linfáticos. Pero el éxito de esta misión que cumplen los macrófagos 
(glóbulos blancos adaptados para realizar estas funciones de limpieza en los 
alvéolos), dependerá de la cantidad de fibras inhaladas, del tiempo de 
exposición al contaminante, de la densidad de las fibras flotando en el lugar 
de trabajo, del estado del sistema inmunológico del individuo, y, muy 
especialmente, de su condición de fumador, la que agravará mucho el 
cuadro general.

Los macrófagos son grandes fagocitos adaptados para eliminar por el 
mecanismo llamado fagocitosis a bacterias, hongos, virus, cuerpos 
extraños, proteínas tóxicas y otros desechos producidos por lesiones del 
propio organismo. No bien se instala una fibrilla extraña, o más bien un 
acúmulo de ellas que es el caso más común, reaccionan rodeando al cuerpo 
extraño e intentando devorarlo para “digerirlo”. El mecanismo consiste 
primero en la disolución de la fibra, intento que difícilmente se lleve a cabo 
por completo dada la composición química de ellas. Fotografías electrónicas 
provenientes de universidades japonesas demuestran que, sin embargo, 
parte de las fibras son disueltas por los macrófagos, lo cual produce 
radicales libres que son cancerígenos, en especial los de aluminio 
(recordemos que la alúmina es componente básico de estas fibras). Además, 
dichos macrófagos intentarán transportar el cuerpo extraño hasta los 
ganglios linfáticos, que rodean todos los conductos respiratorios en gran 
cantidad. Sin embargo, cuando la contaminación es grande dicho transporte 
o “limpieza” resultará imposible, ya que nuestro organismo no está 
adaptado para atacar con éxito a las sustancias industriales sino a las 
naturales (polen, polvos atmosféricos, humo, etc.). El humo (usado por la 
Humanidad desde hace millones de años, cuando éramos monos 
antropoides), es capaz de llegar a los ganglios linfáticos al punto de teñirlos 
de gris o negro, sin que ello sin embargo sea causa de cáncer linfático.

Pero es totalmente diferente el caso de las fibras cerámicas (al igual 
que el del asbesto). Está comprobado en condiciones de laboratorio que la 
lucha entre los macrófagos y las fibras cerámicas es desigual. Los 
macrófagos generalmente terminan sucumbiendo al ataque, ya que además 
del cuerpo extraño se forman proteínas potencialmente cancerígenas en 
torno a las fibras. En las páginas respectivas se podrá observar fotografías 
ilustrativas de macrófagos muertos al tratar de disolver y transportar fibras. 
Ello sucede o en el interior mismo de los alvéolos pulmonares, o en los 
conductos linfáticos, donde generalmente quedan atascadas causando 
nódulos fibrosos, precondición para la formación del carcinoma o tumor 
maligno, última etapa de la intoxicación.

Al repetirse este mecanismo y proceso maligno, gradualmente todo el 
sistema inmunitario decae, con lo que el organismo queda expuesto a lo 
peor. Esta es justamente la causa por la que muchas ceramistas que 
conocemos han contraído cáncer linfático al usar hornos de fibra. Sin 
embargo, muchos niegan la relación, pues creen que solamente existe el 
riesgo de cáncer pulmonar, lo que es un craso error. La disolución de los 
componentes de las fibras cerámicas existentes en los alvéolos se elimina 
por vía linfática, cuyo desagote final es el riñón. Precisamente varios 
fabricantes de hornos de fibra conocidos por el autor (de los primeros), han 
fallecido de cáncer renal, cosa que los defensores de la fibra aducen en su 
defensa al creer erróneamente que ellas sólo son capaces de causar cáncer 
pulmonar (carcinoma). Durante experiencias con ratas de laboratorio 
expuestas a una atmósfera de fibras cerámicas, murieron todas al poco 
tiempo de exposición. Analizando el contenido renal, se comprobó que había 
un llamativo acúmulo de sílice en ambos riñones, prueba de que gran parte 
de las fibras es disuelta y, por vía linfática, alcanzan los riñones. Esto 
demuestra que no solamente puede afectarse los pulmones, sino también 
las vías linfáticas, ganglios, riñones, sangre, etc.

Las causas del posible “cáncer del ceramista” son varias. Pero las más 
importantes son, en primer lugar, la exposición al contaminante, su densidad 
en el aire respirable y duración de la exposición. En segundo término, la 
solubilidad de dichas fibras, al liberar proteínas de alta toxicidad y 
carcinogenicidad, también es causa del mismo mal.  En tercer lugar, si el 
ceramista es fumador, tendrá por lo menos cinco veces más posibilidades  
de ser afectado por el contaminante en forma maligna. El estado del sistema 
inmunológico es factor determinante de cuándo aparecerá el daño letal (o 
mortal), el que en casos puede decursar por varios años antes de presentar 
síntomas alarmantes (tal como sucede con el cigarrillo).

SITUACIÓN  ACTUAL

En 1991 se reunió en Japón en “Simposio Internacional sobre riesgos 
para la salud causados por baja exposición a materiales fibrosos”, 
patrocinado por la Comisión Internacional de Salud Ocupacional; y la 
Universidad de Salud Ambiental y Ocupacional. Allí se estableció lo que ya 
era conocido por los estudiosos del tema:  “Que el depósito, eliminación, 
retención y permanencia de las partículas inhaladas de fibras cerámicas en 
los pulmones, son importantes factores para la inducción de fibrosis  
pulmonar  y  cáncer”.

En 1992, el Departamento de Enfermedades Respiratorias y el de 
Política y Gestión Sanitaria del mismo país, estableció que: “Las fibras 
minerales estimulan a los macrófagos alveolares para producir un factor de 
necrosis tumoral”.

Ya desde mucho antes, Condorhuasi había iniciado su campaña de 
conscientización contra la peligrosidad de estas fibras. En nuestro  
“Diccionario de Cerámica”, publicado en 1984, artículo “Fibra cerámica”, 
afirmábamos que son capaces de causar cáncer de pulmón (lo mismo en 
todas nuestras publicaciones, cursos y conferencias). En el libro “Qué es la 
Ceramología” (1992), Capítulo “Fornacología”, nos referimos ampliamente al 
tema y explicamos que la sílice puede ser causa de silicosis; el amianto o 
asbesto de asbestosis y cáncer; y la fibra cerámica de fibrosis y cáncer  
pulmonar, linfático y renal.

En 1993 nuestra Fundación publicó un folleto titulado:

“Últimas investigaciones sobre las fibras cerámicas”, el que fue traducido en 
Inglaterra por el alto Comité de Sanidad y Seguridad. Sin embargo, este 
folleto gratuito que recorrió el mundo, nunca fue publicado por ninguna 
revista de cerámica, puesto que todas ellas son vendedoras de avisos y 
temen perder anunciantes. Únicamente la Universidad de Chile lo imprimió 
para su distribución durante la Bienal Internacional de Cerámica, realizada 
en Santiago en 1999.

 Ya en 1993 el Director del mencionado Comité inglés nos decía: 
“Parece probable que la fibra cerámica será reconocida como poseedora de 
la capacidad de causar cáncer y que será clasificada de acuerdo a ello”. Por 
último, en su Boletín N° 89 (año 1998), la Academia Internacional de 
Cerámica (Ginebra, Suiza) declara: “Fibras cerámicas: nuestro miembro 
Jorge Fernández Chiti había hecho un llamado que hemos transmitido en 
nuestro Boletín N° 75, Navidad de 1983, sobre el peligro de las fibras 
cerámicas. La Comunidad Europea acaba de declarar a estas fibras 
cancerígenas. La lucha de nuestro miembro no ha sido en vano…”

En efecto: la Directiva N° 9769 EC ha clasificado a las fibras cerámicas 
como cancerígeno de categoría 2, y también como irritante. Ello ocurrió en 
noviembre de 1997. La revista inglesa de cerámica ha sido la única en el 
mundo capaz de publicar esta información (y no con mucho destaque…). En 
los países de nuestro idioma y en Brasil el silencio fue total, lo cual es 
coherente con la corruptela imperante en nuestros países. Las escuelas de 
cerámica, que deberían ser  guardianas celosas de la salud de alumnos y 
ceramistas, muy por el contrario, continuaron usando hornos de fibra, y 
poniendo en grave riesgo de contraer lesiones pulmonares y hasta cáncer a 
su alumnado. “Poderoso caballero es don Dinero”, dijo alguien.

Dicha Directiva de la Unión Europea acordaba un año de plazo para 
elaborar la legislación pertinente, a fin de proteger a los operarios de 
fábricas contra la inhalación de esas fibras. Pero, es preciso advertir que, al 
igual que lo sucedido con el amianto o asbesto (cancerígeno N° 1 según la 
Organización Mundial de la Salud), si bien se reconoce la actividad 
cancerígena de ambos materiales, todavía no se prohíbe su empleo 
industrial, lo que equivale a “borrar con el codo lo que se ha escrito con la 
mano”, puesto que, si dichas fibras, ya reconocidas como cancerígenas, 
pueden usarse impunemente para estufas caseras (catalíticas), para hornos 
de cerámica, de pizzerías, etc., la contaminación habrá de proseguir 
indefinidamente.

De todos modos, es imperativo aplicar el “criterio de precaución” que 
para estos casos recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS), 
según la Resolución N° 15 de la Declaración de Río de Janeiro: “Con el fin de 
proteger el medio ambiente, los Estados deberán aplicar ampliamente el 
criterio de precaución, cuando haya peligro de daño grave…” Esto debería 
regir especialmente para escuelas de arte, cuyos alumnos (eterna “carne de 
cañón” en nuestros países) no deberían ser víctimas inocentes de la 
ignorancia imperante en ciertas escuelas de cerámica, en manos de 
directivos a veces venales y  corruptos, que reciben sobornos por parte de 
distribuidores de fibra  con la finalidad aviesa de publicitarla y difundirla 
entre sus alumnos. Dichas escuelas de cerámica, en nuestro país 
especialmente, se han convertido en centros de difusión de estas fibras 
cancerígenas. Algunas venden hornos o fibras a sus propios alumnos, 
realizan demostraciones en público, sin importarles la contaminación que 
causan. Reconocemos, sin embargo, que existen honrosas excepciones, 
tanto escuelas como casas del ramo, que no permiten la entrada de ese 
material maligno a sus instalaciones.

Los más importantes especialistas mundiales en refractarios (Norton), y 
en construcción de hornos, han reconocido que los materiales refractarios 
sílico-aluminosos o tradicionales,  no han podido ser superados hasta la 
fecha y que  seguirán sido usados en el futuro cercano dadas sus óptimas 
cualidades y ausencia de peligros
. Lo que sucede en los países donde 
pululan los aventureros es que la fibra promete buenos negocios a los 
fabricantes inescrupulosos, ya que un horno de fibra se hace en pocas horas  
y uno de refractario tradicional en una semana, aunque ambos cuestan lo 
mismo. La ecología, la seriedad y la  lealtad comercial ya son “cosas del 
pasado”, según la ideología postmoderna tan apuntalada mediante una 
prédica de una década, y tan bien “untada” con paquetones de fibras que 
llegan a la dirección de ciertas escuelas de cerámica. Las sobras que ya se 
hallan en desuso en países centrales, son enviadas a  los países de la 
periferia del mundo… como se ha hecho siempre.


PRECAUCIONES  NECESARIAS

El límite máximo tolerable de fibras cerámicas en suspensión en el aire, 
en lugares donde se la manipula o emplea, se ha establecido en cinco 
miligramos por cada metro cúbico de aire inhalable. Además, en fábricas de 
fibras, es obligatorio el uso de máscaras especiales, antiparras, protección 
auricular, camisa de manga larga con cuello cerrado, sombrero especial, 
calzado adecuado, ropa especial que se deberá dejar en el lugar de trabajo… 
Los operarios de fábricas de fibras cerámicas, en los países donde se la 
fabrica, parecen astronautas. Lógicamente, ellos conocen los riesgos y 
toman las precauciones necesarias a fin de evitar demandas por parte del 
seguro social. Pero no sucede lo mismo en los países donde se importa la 
fibra (como el nuestro). En las cajas o envases de fibra cerámica original 
existe la advertencia “Warning”: “Cuidado”, seguida de la leyenda  “material 
potencialmente cancerígeno”. Pero los distribuidores argentinos, tantas 
veces irresponsables, dejan esas cajas o envases con la advertencia en el 
mismo aeropuerto. Para ellos lo importante es que no se sepa la verdad… y 
para muchas escuelas de cerámica también. A estos cómplices del canallaje 
les decimos: “Mi casa es casa de oración; pero ustedes ha han hecho cueva 
de ladrones.”

El uso de un simple barbijo cuando se construye hornos de fibra o 
manta cerámica  es un hecho jocoso, y revelador de la ignorancia imperante. 
Debido a su diámetro pequeñísimo, dichas fibras atraviesan la tela del 
barbijo sin ser retenidas ni en mínima parte siquiera.

 

RECOMENDACIONES DEL COMITÉ INGLÉS DE SANIDAD Y SEGURIDAD:

“Los fabricantes industriales (así como los constructores de hornos) 
deben considerar ya la posibilidad de usar otros materiales para revestir 
hornos, carretillas de hornos, etc…”

“Los envases con fibras cerámicas deben estar claramente impresos 
para advertir a los usuarios y compradores. La leyenda  debe incluir un 
símbolo de
 advertencia y un destacado texto informativo. Los proveedores y 
comerciantes deberán entregar impresos con datos proporcionando 
consejos sobre las precauciones que se deberá tener al manipular y usar el 
producto”.

¿Cuándo sucederá esto entre nosotros?

 

 

Av. Medrano 1335, Capital Federal (1179), Buenos Aires, Argentina
Teléfono: (5411) 4827-1070
Mail: info@condorhuasi.org.ar - info@condorhuasi.com
       condorhuasi@fibertel.com.ar - tecnicatura@sion.com
Web: www.condorhuasi.org.ar - www.condorhuasi.com

Copyright 1999 - 2011 Condorhuasi - Todos los derechos reservados